Entradas

,

VERANO, COPIAS Y MANTEROS

 

Llega el verano, y con él las caminatas por los paseos marítimos, raro es el paseo que no cuenta con algún mantero, donde poder comprar falsificaciones. Ante éstas la pregunta es siempre es la misma, ¿cómo puede ser que no se actúe contra las falsificaciones? y no por la policía, o por la administración, sino por los creadores, los diseñadores y la industria del sector.

La realidad es que detrás de dichas falsificaciones existe un mercado ingente, a la gente le gustan los chollos, pagar menos por lo mismo. Pero, ¿qué puede hacer un diseñador para evitar que esto ocurra? Cualquier actuación contra las falsificaciones requiere de un conocimiento de las leyes que protegen la Propiedad Industrial e Intelectual y de los mecanismos recogidos en la misma con dicho fin.

La realidad es que crear algo innovador, que no exista en el mercado, es difícil, es una pena que el esfuerzo de meses, a veces años, quede sin protección por desconocimiento.

Cuando un cliente llega al despacho con una consulta, en relación a la copia de un diseño, la primera pregunta a realizar es ¿ha registrado Vd. el diseño? En la mayoría de las ocasiones la respuesta es negativo, no son pocos los que se asombran ya que desconocían que los diseños se pueden registra. Dicha contestación va, casi siempre, acompañada de todo tipo de explicaciones sobre la singularidad del diseño y lo fácil que es demostrar su autoría.,

La siguiente pregunta es ¿cuánto hace que el diseño salió al mercado? y tras la respuesta, la contestación suele ser que hay poco o nada que hacer.

Así pues, la moraleja de esta historia es: DEBEMOS REGISTRAR LOS DISEÑOS INNOVADORES, y en caso de que no lo hagamos deberíamos saber qué protección otorga la ley a los DISEÑOS NO REGISTRADOS.

A continuación paso a exponeros las preguntas más habituales:

¿Qué diseños pueden ser objeto de protección?  La Ley de Diseño Industrial establece los requisitos a cumplir por un diseño, para que éste pueda ser objeto de protección, evitando de este modo que otras marcas lo copien.

  1. El diseño debe ser novedoso, lo que quiere decir que el mismo no puede ser idéntico a otro diseño dado a conocer con anterioridad, artículo 6 de la Ley de Propiedad industrial. ¿Si cambian unas cuantas piezas desaparece la identidad? No, si sigue siendo similar. Por lo tanto, tomar un diseño de  Armani o Rosa Clará y cambiarle un par de matices insignificantes, con el fin de sostener la falta de identidad, dicho diseño modificado podría implicar una infracción del diseño de la modista burgalesa.
  2. El diseño debe ser singular, la Ley dice (artículo 7) que tendrá carácter singular aquella prenda  que produzca una impresión general a un usuario informado diferente de la impresión general producida en dicho usuario por cualquier otro diseño.

Tras esta definición seguro que más de uno estáis pensando que la definición es vaga, y que dejar la decisión sobre la existencia o no a una mera “impresión” parece algo peligroso; lo cierto es que es así, a eso los abogados le llamamos conceptos jurídicos indeterminados, y una buena defensa de cualquier diseño está basada en un trabajo previo, cuyo fin es tener suficientes pruebas en las que basar una posible reclamación.

Me diréis ¿qué definición más vaga e imprecisa? y lo cierto es que tenéis razón, pero el Derecho está repleto de este tipo de definiciones que permite adaptar una norma a diferentes realidades sociales y situaciones, y así los abogados podemos defender tanto una postura como otra (o incluso a veces, ninguna).

  1. El diseño debe estar registrado en la Oficina Española de Patentes y Marcas, en su Registro de Diseños, o en la Oficina Europea. La Ley de Diseño Industrial sí obliga a los diseñadores a registrar sus coleccionessi quieren defender sus diseños frente a otras empresas que comercialicen diseños idénticos a los suyos. Dicho registro ofrece al diseñador una protección, hasta un máximo de 25 años, artículo 43 de la Ley de Propiedad Industrial.

4.- ¿Un diseño no registrado puede ser objeto de copia? Los dibujos y modelos comunitarios no registrados gozan de protección durante un período de tres años a partir de la fecha de su primera divulgación en el territorio de la Unión Europea. Al cabo de estos tres años, no es posible ampliar la protección.

El acto de hacer público un dibujo o modelo se denomina «divulgación». La divulgación de un dibujo o modelo y la capacidad de demostrarlo son elementos esenciales para su protección.

Así pues, teniendo en cuenta las diferencias existentes entre la protección dispensada por la ley a diseños no registrados y a diseños registrados podremos comenzar a diseñar la estrategia de protección de su dibujo o modelo.

 

 

Alba Novell Vera
GlobalWay Abogados
Travesera de Gracia 97, 1º-2ª, 08006, Barcelona
Tel: 93 241 85 35
Fax:93 241 85 33

anovell@gwabogados.es
electrónico: info@gwabogados.es