, ,

La libertad provisional: requisitos y obligaciones

La privación de libertad siempre es la última medida a tomar ante una persona, pues no puede ser privada de libertad sin motivo. No siempre que alguien se enfrenta a un proceso penal, debe ir directamente a prisión. En muchos casos, el acusado no pisará la cárcel hasta que la sentencia no sea firme y, por tanto, estará en libertad provisional. Aunque todo eso depende de las circunstancias y de la gravedad del delito.

Por tanto, cuando te detienen por un delito, que puede que cometieras o no, te llevan a los calabozos de la policía y, a continuación, al juzgado. Allí te preguntan sobre tu participación en el delito y puede pasar estas dos cosas:

  • Que te ingresen en prisión.
  • Que te dejen en libertad provisional.

A continuación, mostraremos algunos conceptos acerca de qué es la libertad provisional y los requisitos que hay que tener para conseguirla.

La libertad provisional es una medida temporal que decide el juez para que el detenido no escape de la justicia hasta que acabe el juicio. Se da siempre que el juez crea que no es necesario que ingrese en prisión provisionalmente a la espera de que se celebre el juicio.

Los requisitos para que el juez decida conceder la libertad provisional son:

  • Que no exista ninguna pista clara de que se ha cometido un delito.
  • Que el juez dude sobre si esa persona cometió el delito.
  • Que la pena para este tipo de delitos sea inferior a seis años de prisión.

Si no se cumplen estos requisitos, aún hay otras opciones para conseguir la libertad provisional:

  • No tener antecedentes penales.
  • Que no existan señales que le hagan pensar al juez que el acusado puede escapar de la justicia.
  • Que los hechos sean leves.
  • Que los hechos no hayan provocado alarma en la sociedad.
  • Que no se haya cometido ese delito anteriormente.

Cuando el imputado sale en libertad, deberá comportarse con un cuidado extremo, ya que por cualquier desliz que cometa, del tipo que sea, dará de nuevo con sus huesos en la cárcel. Una vez está esto claro, habrá que esperar el tiempo que haga falta hasta que designen la fecha para el juicio y el fiscal realice su solicitud de pena. Entonces deberá reunirse en reiteradas ocasiones con el abogado a fin de preparar el juicio.

Estar en libertad provisional supone cumplir algunas obligaciones:

Ir al juzgado cada cierto tiempo y, también, cada vez que lo pidan, asistir. Esto sirve para saber que el detenido no ha escapado. Es imprescindible cumplir con esta obligación, de lo contrario podría suponer perder la libertad provisional.

Es posible que el juez exija un ingreso en la cuenta del juzgado de una determinada cantidad de dinero que sirva como fianza. La fianza, determinada por el juez, sirve para asegurarse que se cumple con la obligación de pagar si al final el acusado es condenado. Si concluido el procedimiento, el imputado resultara absuelto de los cargos que se le imputan, recuperará el importe íntegro de su fianza. Si no compareciera ante el juzgado, el dinero se adjudicará al Estado.

La declaración de libertad sin fianza, en cambio, supone una garantía menor, ya que sólo impone al imputado la obligación de presentarse ante el órgano jurisdiccional los días que éste señale.

Además, existe la posibilidad de que el juez determine una prohibición de residencia, comunicación o acercamiento con determinadas personas. Son aquellas medidas de protección a la víctima de homicidio, lesiones, delitos contra la libertad, abusos, etc.

La retención del pasaporte y prohibición de abandonar el territorio español, el sometimiento a vigilancia policial y la privación provisional de usar el permiso de conducir (en casos en que el delito haya sido cometido con vehículo a motor), también son medidas que el juez puede determinar según el caso.

 

En GWAbogados  ofrecemos amplios conocimientos jurídicos y años de experiencia. Nuestro equipo de especialistas trata todo tipo de casos relacionados con el derecho penal, entre muchas otras especialidades.

Contacta con nosotros si deseas más información sobre la libertad provisional y la prisión preventiva. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Teléfono de atención: 93 241 85 35

Email: info@gwabogados.es