LA PRISIÓN PREVENTIVA

El Sol de San Luis 615x321 - LA PRISIÓN PREVENTIVA

En el artículo anterior comentamos en qué consiste la libertad provisional. En este artículo comentaremos el concepto de la prisión preventiva y sus requisitos.

¿Qué es la prisión preventiva?

La prisión preventiva es una medida que decide un juez por la que una persona que ha sido acusada de un delito irá a prisión hasta que dicte sentencia. El objetivo de esta medida es asegurar la presencia del acusado en el proceso judicial, evitar la destrucción de pruebas, evitar ataques a la supuesta víctima y/o evitar la reincidencia.

No todos los detenidos deben cumplir prisión preventiva. Encerrar a una persona es la última medida que se debe acordar ya que va en contra de uno de los derechos más importantes que existen, la libertad. Por ello solo se tomará esa decisión cuando se crea que realmente es la más adecuada y la menos grave y nunca como un castigo por el delito del que se le acusa…

 

Requisitos para la prisión preventiva

Los requisitos que se reúnen para tomar la decisión de mantener en prisión provisional a un acusado son:

1.      Indicios de criminalidad respecto de la persona frente a la que se dicta el auto de prisión.

2.      Cuando exista el riesgo de fuga. Asegurar la presencia del investigado en el proceso judicial es uno de los motivos más importantes para declarar la prisión provisional. El juez atenderá a varias cuestiones:

·  La naturaleza del hecho

·  La situación económica y familiar del investigado

·  La gravedad de la pena

·  La posible ocultación o destrucción de pruebas relevantes.

·  El posible acercamiento a la supuesta víctima.

Duración de la prisión preventiva

La prisión provisional durará el tiempo necesario para conseguir las finalidades del apartado anterior. Deberán respetarse los límites temporales establecidos.

En los casos que se haya detectado riesgo de fuga o situación de peligro para la víctima, su duración no podrá ser mayor de 1 año si el delito tuviera pena igual o inferior a 3 años. Se suele aplicar especialmente en casos de reiteración delictiva o violencia doméstica.

La prisión no podrá exceder de 2 años si la pena señalada fuera superior a 3 años.

Cuando existan circunstancias que prevean que el acusado no podrá ser juzgado en esos plazos. Puede ser:

–  De hasta 2 años si el delito tuviera una pena superior a 3 años.

–  De hasta 6 meses si el delito tuviera una pena igual o inferior a 3 años.

  • Cuando se haya decretado para evitar la ocultación, alteración o destrucción de las pruebas relevantes para el enjuiciamiento, su duración no podrá ser más de 6 meses.
  • Si el investigado fuere condenado, y aunque la sentencia no fuere aun firme por haber sido recurrida, la prisión provisional podrá prorrogarse hasta el límite de la mitad de la pena impuesta en la misma.

Modalidades de la prisión preventiva

Prisión provisional incomunicada

La prisión incomunicada supone una restricción adicional de los derechos del preso que puede ser decretarse con estos fines:

  • Evitar que se sustraigan a la acción de la justicia personas implicadas en los hechos.
  • Que éstas puedan actuar contra la víctima.
  • Que se oculten, alteren o destruyan pruebas relacionadas con la comisión del hecho.
  • Que se cometan nuevos hechos delictivos.

La incomunicación durará el tiempo estrictamente necesario para practicar con urgencia diligencias tendentes a evitar los peligros referidos y no podrá extenderse más allá de cinco días.

Prisión provisional atenuada en el propio domicilio

El juez o tribunal podrá acordar que la medida se tome e en el propio domicilio del encausado, con las medidas de vigilancia necesarias. Este tipo de prisión provisión en el domicilio se aplica cuando por causa de enfermedad el internamiento suponga un peligro para la salud.

El juez podrá autorizar que el investigado salga de su domicilio durante las horas necesarias para el tratamiento de su enfermedad, siempre con la vigilancia precisa.

¿Qué hacer para luchar contra esta decisión?

Ten en cuenta que el abogado podrá recurrir la decisión del Juez. Para ello cuenta con tres días para presentar uno de los recursos llamado “reforma” y con cinco días para el otro recurso, llamada “apelación”. Como el plazo es muy corto te recomiendo que acudas de inmediato a un abogado especialista en Derecho Penal que te explique cómo luchar en tu caso concreto.

prision - LA PRISIÓN PREVENTIVA

En GWAbogados ofrecemos amplios conocimientos jurídicos y años de experiencia. Nuestro equipo de especialistas trata todo tipo de casos relacionados con el derecho penal, entre muchas otras especialidades.

Contacta con nosotros si deseas más información sobre la libertad provisional y la prisión preventiva. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Teléfono de atención: 93 241 85 35

Email: info@gwabogados.es

, ,

La libertad provisional: requisitos y obligaciones

freedom 1886402 960 720 1 845x321 - La libertad provisional: requisitos y obligaciones

La privación de libertad siempre es la última medida a tomar ante una persona, pues no puede ser privada de libertad sin motivo. No siempre que alguien se enfrenta a un proceso penal, debe ir directamente a prisión. En muchos casos, el acusado no pisará la cárcel hasta que la sentencia no sea firme y, por tanto, estará en libertad provisional. Aunque todo eso depende de las circunstancias y de la gravedad del delito.

Por tanto, cuando te detienen por un delito, que puede que cometieras o no, te llevan a los calabozos de la policía y, a continuación, al juzgado. Allí te preguntan sobre tu participación en el delito y puede pasar estas dos cosas:

  • Que te ingresen en prisión.
  • Que te dejen en libertad provisional.

A continuación, mostraremos algunos conceptos acerca de qué es la libertad provisional y los requisitos que hay que tener para conseguirla.

La libertad provisional es una medida temporal que decide el juez para que el detenido no escape de la justicia hasta que acabe el juicio. Se da siempre que el juez crea que no es necesario que ingrese en prisión provisionalmente a la espera de que se celebre el juicio.

Los requisitos para que el juez decida conceder la libertad provisional son:

  • Que no exista ninguna pista clara de que se ha cometido un delito.
  • Que el juez dude sobre si esa persona cometió el delito.
  • Que la pena para este tipo de delitos sea inferior a seis años de prisión.

Si no se cumplen estos requisitos, aún hay otras opciones para conseguir la libertad provisional:

  • No tener antecedentes penales.
  • Que no existan señales que le hagan pensar al juez que el acusado puede escapar de la justicia.
  • Que los hechos sean leves.
  • Que los hechos no hayan provocado alarma en la sociedad.
  • Que no se haya cometido ese delito anteriormente.

Cuando el imputado sale en libertad, deberá comportarse con un cuidado extremo, ya que por cualquier desliz que cometa, del tipo que sea, dará de nuevo con sus huesos en la cárcel. Una vez está esto claro, habrá que esperar el tiempo que haga falta hasta que designen la fecha para el juicio y el fiscal realice su solicitud de pena. Entonces deberá reunirse en reiteradas ocasiones con el abogado a fin de preparar el juicio.

Estar en libertad provisional supone cumplir algunas obligaciones:

Ir al juzgado cada cierto tiempo y, también, cada vez que lo pidan, asistir. Esto sirve para saber que el detenido no ha escapado. Es imprescindible cumplir con esta obligación, de lo contrario podría suponer perder la libertad provisional.

Es posible que el juez exija un ingreso en la cuenta del juzgado de una determinada cantidad de dinero que sirva como fianza. La fianza, determinada por el juez, sirve para asegurarse que se cumple con la obligación de pagar si al final el acusado es condenado. Si concluido el procedimiento, el imputado resultara absuelto de los cargos que se le imputan, recuperará el importe íntegro de su fianza. Si no compareciera ante el juzgado, el dinero se adjudicará al Estado.

La declaración de libertad sin fianza, en cambio, supone una garantía menor, ya que sólo impone al imputado la obligación de presentarse ante el órgano jurisdiccional los días que éste señale.

Además, existe la posibilidad de que el juez determine una prohibición de residencia, comunicación o acercamiento con determinadas personas. Son aquellas medidas de protección a la víctima de homicidio, lesiones, delitos contra la libertad, abusos, etc.

La retención del pasaporte y prohibición de abandonar el territorio español, el sometimiento a vigilancia policial y la privación provisional de usar el permiso de conducir (en casos en que el delito haya sido cometido con vehículo a motor), también son medidas que el juez puede determinar según el caso.

derecho penal 340x230 300x203 - La libertad provisional: requisitos y obligaciones

 

En GWAbogados  ofrecemos amplios conocimientos jurídicos y años de experiencia. Nuestro equipo de especialistas trata todo tipo de casos relacionados con el derecho penal, entre muchas otras especialidades.

Contacta con nosotros si deseas más información sobre la libertad provisional y la prisión preventiva. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Teléfono de atención: 93 241 85 35

Email: info@gwabogados.es

,

Claves para contratar un buen abogado

claves para contratar un buen abogado

A la hora de escoger un buen abogado tenemos que tener en cuenta varios aspectos y cualidades que harán mucho más fácil el proceso que estemos llevando y en el cual queremos tener un resultado favorable hacia nuestros intereses.

El éxito o fracaso de tu caso dependerá de qué también el abogado conoce la materia y qué tan preparado está para la situación.

Por eso aquí te dejamos unos tips fundamentales para que tengas éxito contratando un buen abogado. Presta atención a estos consejos.

5 Claves para contratar un buen abogado

1- Abogado especializado en la materia

Dependiendo del caso que necesites resolver o en el cual tengas dudas, deberás escoger un abogado especialista en el área en cuestión.  No es lo mismo un abogado especialista en derecho laboral que uno especialista en derecho civil. Lo importante es que el abogado te ofrezca información clara y precisa y te despeje las dudas que tengas.

2- La experiencia pesa mucho

Un abogado experimentado nos aporta confianza, elige siempre un profesional que tenga experiencia en el tema.

3-  Las referencias profesionales 

Es importante que el abogado tenga buenas referencias; pregunta a amigos, busca en Internet información sobre el abogado y su trayectoria.  Es importante que la misma sea impecable y con recorrido.

4-  Honorarios 

Debe quedar claro, desde un principio, el monto que debemos pagar para que nos lleven nuestro caso o proceso.  El abogado debe ser honesto y claro con sus honorarios desde la primera visita.

5-   Revisa el sitio web del abogado

Es fundamental saber a quién estamos contratando, por ello, la presentación e información que nos da la página web de un abogado es muy importante ya que podemos saber su especialidad, descubrir información relevante sobre nuestro tema, ver otros casos de éxito, entre otros.

En Globalway Abogados contamos con amplia experiencia en diversos temas legales.  Podemos ayudarte en lo que necesites.